Pasar de una vida de constantes cambios al negocio definitivo

Cecilia_Pachon_Portrait

Cecilia Pachón y
Carlos Arecheta

España

El año en que se unieron
a Nu Skin: 2013

Su gran PORQUÉ (sueño):
Disfrutar de la libertad que
Nu Skin ofrece, lo que incluye
las recompensas económicas
potenciales, y ayudar a los
miembros de su equipo
a hacer realidad sus sueños.

Cita del Éxito:
"Mi percepción del éxito en
este negocio conlleva tener
un porqué claro y definitivo;
eso es lo que guía nuestras
acciones — junto a la
determinación  y la capacidad 
de mejorar — una acción tras 
otra. Si fallo, nunca paro;
si tengo éxito, nunca paro".
— Cecilia Pachón

Cecilia Pachón es una mujer que siempre ha querido aprovechar su vida al máximo. Ha trabajado duro y ha seguido su pasión durante su trayectoria profesional para poder crear la vida que desea, un camino que no ha estado libre de baches a lo largo de los años. Como muchas otras personas que también han construido sus carreras y han creado sus familias en el camino, ella descubrió que la que ella pensaba que era la vida ideal estaba repleta de frustraciones. Y fue durante esta búsqueda de realización profesional - y el encontrar una vida que pudiera realmente disfrutar - cuando se topó con el negocio perfecto: Nu Skin.

Desde el principio, Cecilia descubrió que desear cosas durante mucho tiempo no siempre es lo que nos lleva a la felicidad. Siempre había querido estudiar matemáticas en la universidad, y lo hizo. Pero cuatro años más tarde se dio cuenta de que ese no era el camino que quería seguir. Decidió dirigir su carrera más hacia la salud, algo que también le permitiría trabajar en contacto con las personas. Como ha sido una apasionada del deporte desde que tenía tres años, trabajó duro y pronto terminó sus estudios en educación física.

Cuando Cecilia conoció a su marido Carlos, decidieron hacerse emprendedores. Aunque solo tenían 27 años, soñaban a lo grande y estaban convencidos de hacer que su primer negocio, un gimnasio, fuera un éxito. Este proyecto les obligó a pedir un crédito a 30 años, y a dedicarle seis años de trabajo duro y muchas horas. Cuando nació su primera hija, sus prioridades cambiaron. Ya no estaban satisfechos con pasar tantas horas en el gimnasio; en su lugar, querían dedicarse a mejorar la calidad de vida de su familia. Tuvieron que pedir un crédito a 30 años para financiar su casa, así que decidieron vender el gimnasio y abrir un nuevo negocio llamado Natur House. Un año más tarde, lo cerraron y pusieron en pie su tercer negocio, una parafarmacia/herboristería/tienda de alimentación saludable. Doce meses más tarde, abrieron una segunda tienda en una localidad cercana. "Nuestro sueño era tener los dos negocios para poder generar ingresos suficientes para pagar nuestras deudas y poder delegar algo de trabajo y trabajar a media jornada y así poder pasar más tiempo con nuestra familia", explica Cecilia.

Por desgracia, su sueño se enfrentó a un gran obstáculo cuando no pudieron permitirse contratar a nadie, las ventas locales se estancaron y tuvieron que enfrentarse a la competencia del comercio por Internet. "Trabajábamos de 9 de la mañana a 9 de la noche, y no veíamos ninguna posibilidad de cambiar", dice Cecilia. Esta situación motivó a Cecilia a buscar una nueva oportunidad.

Un problema de salud les convenció de pasar a la acción

En febrero de 2013, a Cecilia le presentaron Nu Skin mediante un catálogo. "La imagen corporativa me cautivó desde el principio", dice. Intrigada por el énfasis que la compañía ponía en la ciencia, investigó más por Internet e incluso llamó al servicio de atención al cliente de Nu Skin. Sin embargo, ella y Carlos no se unieron a la compañía inmediatamente. Un problema de salud para ella hizo que tuvieran que paralizarlo todo, y ella no se registró hasta el mes de julio. Pero tanto ella como Carlos sabían que una vez lo hubieran superado, tendrían que cambiar algo. No querían seguir viviendo del mismo modo.

Las piezas que deberían crear el cambio en su vida por fin encajaron en el mes de octubre cuando Cecilia asistió a una reunión kickoff de Nu Skin. En vez de asistir a la presentación creada para nuevos distribuidores, se encontró en una presentación para Lapis y niveles superiores. Fue un error que al final resultó de lo más inspirador. "De vuelta a casa, para mí estaba claro que lo iba a hacer. No sabía cómo, pero estaba convencida de que iba a hacerlo", dice. Después de tomar esta decisión, no perdió tiempo para ponerse en marcha. Durante la LTO de ageLOC TR90 que tuvo lugar del 19 al 21 de octubre de 2013, se calificó como Ejecutivo vendiendo siete paquetes de ageLOC TR90. "Ahí fue cuando me di cuenta de que nunca lo iba a dejar", añade, imaginando un día poder convertir a Nu Skin en su negocio definitivo, y embarcar también a Carlos, y trabajar juntos para conseguir clientes y miembros para su equipo. En 2014, su visión se hizo realidad. Ahora combinan su talento y energía para dedicar todo su tiempo a su negocio con Nu Skin.

Con Nu Skin, todos y cada uno de ellos son capaces de sacar el máximo rendimiento de sus capacidades individuales compartiendo con otras personas. Los cimientos de su trabajo en equipo están en su capacidad de "disfrutar del momento", ya que les encanta compartir su trabajo. "Creemos que es esencial para dedicarnos más intensamente y hacer nuestros esfuerzos más llevaderos, explica Cecilia. Con las tres hijas pequeñas que tienen ahora, les encanta saber que Nu Skin les permite conciliar trabajo y familia mientras trabajan y viajan juntos. Y han podido dividir las tareas diarias para aprovechar cada día al máximo. Más recientemente, Carlos se ha centrado en desarrollar el mercado chileno, mientras que Cecilia suele trabajar en España. "Él trabaja sobre todo al teléfono y con videoconferencias", dice Cecilia. "A mí me gusta trabajar directamente prospectando, porque gano en el 1 a 1, es donde mejor me expreso". También hablan mucho y se analizan mutuamente, comparten sus ideas y les dan forma juntos mientras se siguen poniendo objetivos.

Sus reuniones son el ejemplo perfecto de la división de tareas según su filosofía de "divide y vencerás" "Carlos se encarga de pasar mis notas, ideas y apuntes en un PowerPoint", explica Cecilia. "Él se encarga de colocar el ordenador y el proyector en la sala; de pagar y pedir la factura; de anotar a los distribuidores e invitados. Yo diseño el contenido de la reunión, expongo, converso con los distribuidores y clientes, hago las demostraciones, etc. Aunque igualmente, siempre es algo flexible, y nos turnamos si hace falta. Nos complementamos perfectamente".

Su pasión por los productos alimenta sus acciones

Cecilia culpa a los productos ageLOC y a la innovadora ciencia de la compañía de la pasión que ella exhibe día a día cuando comparte Nu Skin con otras personas. "Me enamoré de la ciencia de Nu Skin, de los productos, del plan de compensación de ventas, y de la cultura de Nu Skin", dice. "Me siento muy afortunada y orgullosa de formar parte de Nu Skin. Me permite comunicarme con pasión y credibilidad con los demás". Para Cecilia, compartir la idea de Nu Skin es fácil porque cree que la oportunidad de negocio está directamente relacionada con la calidad de los productos. Siempre explica el bagaje científico de la compañía y la tecnología ageLOC, así como la misión y visión de Nu Skin. Cree que destacar la ciencia tiene un gran impacto emocional. "La fuerza y la transparencia de la compañía, y sus exclusivos productos, transmiten seguridad", dice mientras trabaja para aumentar su clientela y añadir miembros a su equipo.

Prospectar clientes y miembros para su equipo es una parte importante del plan de acción actual de Cecilia. "Cuando interiorizas la prospección, se convierte en una parte de tu vida diaria", dice. "Tenemos suerte - nos llevamos nuestro negocio allá donde vamos, y tenemos la libertad de llevarlo a nuevos clientes potenciales en cualquier momento que queramos". Dice que cuando se siente inspirada por alguien y ve que el perfil de esa persona se ajusta a lo que ella quiere en su equipo, sencillamente le dice a esa persona que le gusta su actitud y que quiere compartir con él o ella la empresa. No se lo dice directamente a esa persona, sino que concierta una cita con ellos. "Cuando miro a los ojos de la gente y ellos perciben autenticidad y verdad en lo que estoy contándoles, es difícil para ellos no escuchar lo que tengo que decirles". Cecilia sigue este mismo principio también cuando gana clientes. "Si les aconsejas bien y descubres qué es lo que necesitan, no hay que prejuzgar quiénes los necesitan o no, solo tienes que mostrárselo con honestidad", aconseja. "Después, todo ocurre. Y mucho más con los productos que tenemos".

Cecilia_Pachon_Lifestyle

Cecilia y Carlos en el Viaje del Éxito de la región EMEA de 2015 en Marrakech, Marruecos.

Seis puntos importantes guían sus esfuerzos

Para estar segura de que el equipo que ella y Carlos mantienen avance a su lado, Cecilia dice que se centran en seis puntos importantes: 1) anima a los miembros de su equipo a seguir el sistema probado de éxito de sus líderes; 2) Les dice que hagan acciones duplicables; 3) Lleva a cabo un plan de trabajo alineado con las estrategias, incentivos y eventos de la compañía; 4) Fomenta el trabajo en equipo compartiendo toda la información posible; 5) Brinda soluciones específicas a las situaciones basándose en su propia experiencia personal; y 6) Siempre destaca el poder de ser resueltos y dar nuestra opinión. De hecho, dar y recibir opiniones es básico en su propio crecimiento como líder. "Cada cosa que hago, la analizo e intento pensar de qué modo lo podría haber hecho mejor", dice.

Gracias a su constante trabajo duro, Cecilia y Carlos se acercan a grades pasos hacia la consecución de todos sus objetivos y hacia la creación de ese estilo de vida ideal que Cecilia siempre ha querido disfrutar. Apoyándose en su sólida fe, todas las noches durante sus rezos, visualiza sus objetivos y actúa para hacerlos realidad durante el día. Y aunque para ella y Carlos es muy importante alcanzar el éxito, Cecilia dice que la mejor experiencia es ver cómo su equipo crece y prospera, y renueva su inspiración con cada uno de sus logros.

Hoy en día, Cecilia y Carlos han emprendido un nuevo viaje profesional por el que pueden navegar con alegría y confianza, haciendo crecer a su equipo y a sus clientes, tanto en España como en Chile. Cecilia dice que ahora se está haciendo realidad la vida que ella siempre había soñado y añade que "sólo puedo estar agradecida a Nu Skin, por convertirse en mi quinto negocio que además será el definitivo".

« Anterior

Siguiente »